Los misterios de Isaac Newton y la manzana (+nuevo libro)

La Manzana de Isaac La historia de si realmente Isaac Newton se inspiró en una manzana que le cayó en la cabeza —o cerca— para su teoría de la gravitación universal es controvertida. Algunos afirman que fue verídica y otros imaginan que es demasiado poético el suceso como para ser real.

El problema es que Newton, tan Newton, escondía más de un secreto y era, a la vez, un gran científico y ferviente creyente de muchas ciencias ocultas.

Se sabe que investigaba muy en secreto: sus teorías las mantenía ocultas por miedo a que otro científico pudiera adelantarse a publicarlas o criticarlo. Si había descubierto algo como la Piedra Filosofal —en la que gastó parte de su vida—, era muy probable que nadie lo supiera.

A pesar de ser quizás el mayor razonador y científico de su época, estaba la mayor parte del tiempo empleado en cuestiones esotéricas y mágico-religiosas. Incluso descodificó muchos pasajes y predicciones de la Biblia, y la Alquimia estaba entre sus investigaciones preferidas.

Y precisamente sobre esa temática es mi nueva novela, para público infanto-juvenil. Se trata de una historia sobre la manzana de Isaac Newton, y otras famosas manzanas de la historia, como la de la discordia.

Además, se exploran acertijos matemáticos, filosóficos e históricos, llenos de simbolismo.

A continuación el argumento: Continue reading “Los misterios de Isaac Newton y la manzana (+nuevo libro)”

Anuncios

Cinco errores que acaban con tu carrera de escritor antes de empezarla

La-escritura-y-la-libertadLo de ser escritor es patológico. Es una especie de enfermedad que suele nacer con cada cual y es reactivada, principalmente, por la fascinación.

En mi caso fue por la fascinación que me causó la escritura de J. K. Rowling primero, y luego J. D. Salinger, Roberto Bolaño, Julio Cortázar y en alguna medida Gabriel García Márquez.

También me impulsan William Faulkner, en una profunda relación de amor-odio; y el mundo caballeresco que narra George R. R. Martin en su Canción de Hielo y Fuego.

Todos los desencadenadores literarios conforman tu madurez como escritor, hasta que el embrión de tu estilo comienza a pulirse, y no deja de hacerlo hasta el momento de tu muerte.

Sin embargo, existen muchos factores de riesgo. Como enfermedad que es, el amor por la escritura puede desencadenar en la muerte de tu yo literario si no se trata a tiempo. Aquí están algunos síntomas que debes combatir si no quieres matar tu carrera literaria antes de empezarla: Continue reading “Cinco errores que acaban con tu carrera de escritor antes de empezarla”

Milan Kundera: la insoportable levedad de la escritura

kundera
Milan Kundera, escritor checo que reflexiona sobre la escritura desde un punto de vista filosófico

Entre mis descubrimientos literarios del tiempo reciente se encuentra Milan Kundera. Se trata de un autor peculiar aclamado en el mundo entero y que se perfila como especie de cronista de realidades de Checoslovaquia.

Kundera, un escritor de un estilo poco común, en cuyos textos confluyen ciertos relatos de la vida diaria de sus personajes con metáforas filosóficas y pasajes oníricos, es autor de textos como La insoportable levedad del ser, La broma, y El libro de la risa y el olvido, del que me auxilio para compartir ciertos pensamientos del creador sobre la escritura.

Para Kundera «escribimos libros porque nuestros hijos no se interesan por nosotros. Nos dirigimos a un mundo anónimo porque nuestra mujer se tapa los oídos cuando le hablamos». Continue reading “Milan Kundera: la insoportable levedad de la escritura”

Haz tu propio reguetón: sencillo y rápido

Pa que sepan de la calidá de los más grandes exponentes de este género, y pa’ que se conviertan en el mejol bolígrafo de la República, los invitos a tomar la sencilla clase de cómo componer reguetón que les dejo a continuación…¡ya tú sabe! Una vez comuesto el tuyo, por favor déjalo en un comentario detrás de este post…

Rescatando la historia familiar

Una amiga que conocí por Facebook tuvo una idea genial: la de convertir en libros y perpetuar las vidas de la gente común.

Entusiasmado, me uní a ella y le seguí los pasos bien de cerca hasta que un día, por casualidad, nos pusimos a conversar —vía chat— acerca de mi abuelita. Le conté la histoia de una manera tan soñadora que, casi al instante, quedó fascinada y me dijo

-Chico, esa historia debe ser de la editorial

Y a la semana siguiente nos pusimos a trabajar.

 

Nuestras memorias

Cuando abandonamos este mundo, lo que nos hace realmente inmortales son aquellas acciones que, en forma de recuerdos, quedan en la gente: el día que le ayudaste a salvar a su animalito, la vez que lo sacaste de un problema, el chiste que le contaste y le hizo reír, o la lección sobre el día a día que luego le sirvió para su futuro. Las acciones malas también trascienden, pero una vez que llegamos al estadío de solo espíritu —después de morir— la gente tiende a sacralizarnos —o por el contrario, a satanizarnos—.

La oportunidad del proyecto de mi amiga, es la de hacerte inmortal, ser una especie de Voldemort humano que divide su alma básicamente en doce…¿Cómo? Pues Memorias Ediciones —el proyecto— se encarga de hacer una biografía o memoria acerca de la vida de determinada persona, sin importar quién sea. Luego la hace literaria y la plasma en volúmenes impresos de una calidad extraordinaria.

El caso de mi abuela ha trascendido como Historia de una rebeldía. En esta oportunidad, Memorias Ediciones confió en mí excepcionalmente para ser el biógrafo de mi abuelita, y luego público el libro con un acabado magistral. Su historia, que transcurre desde los años ’30 hasta 1961 —por decisión familiar—, se presenta no solo en materiales de excelente calidad, sino que ilustra a una persona de carne y hueso, con sus virtudes y defectos, y nos acerca a sus más íntimos sentires tanto emocional cómo físicamente, con fotos de la época incluso.

El resultado provocó lágrimas de alegría en la familia, que ahora cuenta con una Carmen inmortal, y mediante doce libros repartidos entre hijos, nietos y amigos la recordarán para siempre.

Gracias a Memorias Ediciones por la oportunidad.

Contáctalos aquí

Página de Facebook

 

 

Mi amiga Sandra

Esta muchacha de piel canela, lentes discretos,  sonrisa amplia y una pose “majísima” es mi amiga Sandra. Hoy es su cumpleaños, y no a todo el mundo le dedico tiempo el día de su cumpleaños.

“¿Qué me importa?”, dirás, y puede que tengas razón. Pero conozco a gente que sí le importa mucho, y mejor a mí me importa.

Sandra, para mi suerte, comprende al 100% mi sentido del humor. Por tanto, hablar con ella garantiza al menos una sonrisa —y si está de buenas una carcajada— a cualquier bobería fugaz que pase tan rápido por mi mente que escape de mis labios. Y son muchos los disparates que digo a diario y, una vez más, gracias a Sandra, para el resto del universo parezco alguien normal.

Nos conocemos hace solo tres añitos, pues compartimos incluso equipos en los trabajos de la Universidad. Ella gusta de Adele y ve The Voice; asiste al ballet y admira secretamente a un profesor que no es de mi agrado; leyó Harry Potter y se enamoró de Dexter el asesino; es ferviente seguidora de Lord Voldemort en su imaginación y dice a todos que le gusta el jazz para después subirse a un escenario en el oriente de Cuba y bailar chuku-chuku…

Al igual que yo pone nombre a su computadora y, por si fuera poco, adopta mis alocadas teorías sobre el transporte urbano.

Compartimos chistes, vivencias, nos contamos nuestras vidas amorosas y a cada rato ella deja escapar algún chiste sobre cierta flor ;), una larga historia.

Hoy es su cumple. Solo 21 añitos de una persona maravillosa que siempre volverá a mi recuerdo cuando piense en la Universidad y Los mãjos (otra larga historia), que ha copiado un maravilloso video (más larga aún ésta historia) y se ha leído mi libro.

Aunque al principio parece un tanto malvada (algunos dicen que en su tiempo libre roba dulces a los niños) Sandrita tiene un buen corazón, enorme. ¡Te queremos!

Éste soy yo…

Algunos me conocen en mi barrio como Guesi por un no se qué que mi madre no recuerda.

En la casa de mis abuelos paternos, todos se emocionan al llamarme Alejandro, mi segundo nombre, el nombre de mi padre. Lo siento por ellos, pero ser llamado de esa manera solo me provoca náuseas.No porque sea el nombre de mi padre, al contrario, si todos los Alejandros fueran como él éste mundo tuviera menos miseria; pero es que precisamente jamás he conocido un solo Alejandro que agrade: siempre son niños ricos y bonachones que se creeen graciosos, y que me perdone el que no lo sea, y me disculpe por no conocerlo.

Mi novia me ha acortado tanto el nombre que, de Ernesto, he pasado a ser solo “Ni”. Y ése soy yo.

 Soy un muchacho que ama Harry Potter, escucha Nightwish, Paramore y Adele; el que sueña con ser un gran escritor mientras estudia periodismo; el que jamás ha soportado las normas que impone la escuela, pero aún así lleva asistiendo  a ella por más de 15 años ininterrumpidos.

Yo soy quien sueña con ver el mundo, visitar Finlandia y ponerme gruesos abrigos, ir a las Bahamas y tropezarme con Shakira, pasear por Londres y recoger los libros que se le caigan a Emma Watson en un descuido. 

Así soy yo: enamorado de la vida y siempre creando alguna historia para alimentar mi sed de escritura; el administrador de cuatro blogs, dos páginas personales, el que escribe bajo el seudónimo de Tomas Marvolo y hace amistades en Twitter.

Este soy yo: un aspirante a escritor, incomprendido, que tiene miedo de publicar sus historias, aunque todos me digan que son buenas; el muchacho inseguro que se niega a crecer y teme a los 30 años…

Soy Ernesto: un muchacho común que en su tiempo libre los aburre con estas líneas.