Éste soy yo…

Algunos me conocen en mi barrio como Guesi por un no se qué que mi madre no recuerda.

En la casa de mis abuelos paternos, todos se emocionan al llamarme Alejandro, mi segundo nombre, el nombre de mi padre. Lo siento por ellos, pero ser llamado de esa manera solo me provoca náuseas.No porque sea el nombre de mi padre, al contrario, si todos los Alejandros fueran como él éste mundo tuviera menos miseria; pero es que precisamente jamás he conocido un solo Alejandro que agrade: siempre son niños ricos y bonachones que se creeen graciosos, y que me perdone el que no lo sea, y me disculpe por no conocerlo.

Mi novia me ha acortado tanto el nombre que, de Ernesto, he pasado a ser solo “Ni”. Y ése soy yo.

 Soy un muchacho que ama Harry Potter, escucha Nightwish, Paramore y Adele; el que sueña con ser un gran escritor mientras estudia periodismo; el que jamás ha soportado las normas que impone la escuela, pero aún así lleva asistiendo  a ella por más de 15 años ininterrumpidos.

Yo soy quien sueña con ver el mundo, visitar Finlandia y ponerme gruesos abrigos, ir a las Bahamas y tropezarme con Shakira, pasear por Londres y recoger los libros que se le caigan a Emma Watson en un descuido. 

Así soy yo: enamorado de la vida y siempre creando alguna historia para alimentar mi sed de escritura; el administrador de cuatro blogs, dos páginas personales, el que escribe bajo el seudónimo de Tomas Marvolo y hace amistades en Twitter.

Este soy yo: un aspirante a escritor, incomprendido, que tiene miedo de publicar sus historias, aunque todos me digan que son buenas; el muchacho inseguro que se niega a crecer y teme a los 30 años…

Soy Ernesto: un muchacho común que en su tiempo libre los aburre con estas líneas. 

Anuncios